lunes, 5 de diciembre de 2011

Siempre la misma discusión con un familiar

-->
Siempre la misma discusión con un familiar, con respecto al ámbito político, y desgraciadamente no puede ser una conversación, porque a decir verdad sus puntos en defensa del voto ciudadano me desesperan. Realmente detesto las conversaciones en la mesa sobre la política ¿Realmente les importa? Me pregunto yo. Todo lo que hacen es defender a sujetos que no conocen, y que le aseguro, ni siquiera se han detenido a evaluar sus propuestas por completo, y mucho menos, su carrera política. Me viene a la mente, la religión, ya sabe, uno nunca se cansa de obviar las incoherencias de los creyentes, en este caso, la lectura de la biblia, no puedo hablar de otras escrituras sagradas porque no he realizado una observación suficientemente detallada como para establecer un punto de crítica, pero parecen no ser la excepción, al menos no cuando no existe fanatismo.

domingo, 28 de agosto de 2011

Soy un retrasado mental para mi época

-->

Esta no será la primera vez que utilizo como título de un texto la frase de alguien más, pero sí la primera en ser publicada. Esto porque he decidido postergar aun más el escrito pendiente sobre la naturaleza del humano y su comportamiento, basado en el raro comentario de una mujer en el cual aseguraba que el humano era un ser bueno por naturaleza, sin argumentos a su favor más que sus propias creencias, en el momento fue destruida por unos cuantos partidarios de la idea contraria. Me parece que su comentario fue bastante ridículo e impreciso por mucho, más tratándose de una idea basada en sinsentidos personales, pero de eso habrá la oportunidad de concluir en ese escrito aplazado.

miércoles, 8 de junio de 2011

La antesala del Infierno: Luis Juarez Rabadan y la Desrealización


Doy por entendido que usted no deduce el significado que tiene el título de este texto, y bueno, no habrá que preocuparse por eso en esta ocasión pues poco sentido le encontraría, esto es porque se trata de una burla particular, y quienes no se hayan encontrado conmigo después de que yo haya conocido a Luis Juarez Rabadan no entenderán una pizca de la guasa, pues no les habré contado sobre él, incluso hay personas a las que he frecuentado en estos últimos meses y aun así lo desconocen. Yo mismo lo conozco poco, pero alguna vez vi que sujetaba el cuerpo seco de un pejelagarto mientras le tomaban una fotografía, con una simpatía inigualable, en serio, para morir de la risa. Sin embargo no tiene la más mínima importancia quién sea este tipo. Ya lo dije. Me doy la libertad de burlarme una vez más de este sujeto porque dudo muchísimo que llegue a leer lo que aquí se está tejiendo. Y si lo hace así, ya está…estaré en un problema (eso si logra entender la burla, que es pequeñísima, lo prometo), pero a usted ¿Qué le importa? Poco o nada, y a mí me da igual, pues en lo que a mí respecta esto pudiera ser irreal, y usted también. Sólo tenga en mente que él es la mismísima antesala del Infierno.

sábado, 5 de marzo de 2011

Sólo por diversión



"Falta la parte que construye, lo que brinde ideas de cómo salir de los problemas o defectos que se marcan. De otra forma uno puede quedarse en el rincón del grupo y gritar su deprecio sobre lo que ve de erróneo en la sociedad y su gente, pero no aportar el genio de innovar y plantear una idea de cómo modificar tales errores y defectos.

martes, 1 de febrero de 2011

Sobre la incertidumbre



En días anteriores, me pregunté sobre los posibles pensamientos que pudiera tener una persona. Aunque no estoy interesado en las pesadillas y anhelos de cada individuo, me atrajo la inquietud de la gente frente al tema de la muerte y el deseo de evitar especular sobre ella. A diferencia de estas personas, considero que dejar de pensar en cualquier tema es precario y cobarde. Al cabo de una semana llegué a mis propias conclusiones, sin embargo no es de mi interés presentarlas aquí, sino más bien, tratar un tema que considero importante para analizar - que de una manera u otra está íntimamente relacionado con la muerte- y que espero, haga pensar a más de una persona. La Religión.

lunes, 31 de enero de 2011

Desperdicio


Por estos tiempos es común escuchar la palabra desperdicio por todas partes. En escuelas, oficinas gubernamentales, conferencias internacionales, hospitales, documentales cinematográficos, anuncios televisivos, alaridos de ambientalistas y discursos políticos, por decir algunos simplemente. Esto además de estar prácticamente sujetos a una exuberante cantidad de llamativas impresiones referentes a la preocupante y molesta cantidad de residuos que generamos.

Existen principalmente tres grupos humanos que se han involucrado en este movimiento de concientización.

¿Qué sería?


La gente no se da cuenta de lo estúpida que es cuando da por sentado su propia existencia; cuando confunde Astrología con Astronomía; cuando cree en el fraudulento horóscopo dictaminado por un joven que es empleado de una revista llena de rumores y filfa, pobre hombre que cuando por su cabeza se cruza la idea de enredar la vida de otro, escribe, para ganar el pan que tanto le toca; cuando cree que la homosexualidad no es natural; cuando no se cuestiona a sí misma, uno incapaz de burlarse de sí mismo, entonces la autocrítica confinada a los rincones más oscuros, desiste y pierde su valía. Pero eso sí, señala que la poesía es para maricas, mientras re-niega que la serenata sea una, su cara atestada de borrachera espera encontrar amor en la ventana. Pero la poesía no es para él, es para maricas. Como si algo de malo existiera en ello, y no en la ignorancia frente al repudiado homosexual.

Aquel, olvida facilmente


Desdichado sea aquel que se olvide de nuestras comunidades indígenas y que ignore que en nuestro país existen 62 lenguas oficiales en igualdad de condiciones con respecto al español. Es una tristeza que la mayoría de nosotros no hablemos ni siquiera una de ellas. Mientras, el gobierno vende por medio de la televisión la falsa idea y sentimiento de ser un mexicano con valores, orgulloso de ser trabajador, y de sus raíces, por medio de un malicioso juego de imágenes y palabras, excluye a quienes verdaderamente han estado aquí desde tiempos memorables y que son los únicos que verdaderamente pueden reclamar las tierras como suyas, como su legado. Y que ahora, por medio de la secretaría de educación pública, el gobierno parece olvidarse de la historia mexicana, eliminando la Conquista y la Colonia de los libros de historia.