miércoles, 8 de junio de 2011

La antesala del Infierno: Luis Juarez Rabadan y la Desrealización


Doy por entendido que usted no deduce el significado que tiene el título de este texto, y bueno, no habrá que preocuparse por eso en esta ocasión pues poco sentido le encontraría, esto es porque se trata de una burla particular, y quienes no se hayan encontrado conmigo después de que yo haya conocido a Luis Juarez Rabadan no entenderán una pizca de la guasa, pues no les habré contado sobre él, incluso hay personas a las que he frecuentado en estos últimos meses y aun así lo desconocen. Yo mismo lo conozco poco, pero alguna vez vi que sujetaba el cuerpo seco de un pejelagarto mientras le tomaban una fotografía, con una simpatía inigualable, en serio, para morir de la risa. Sin embargo no tiene la más mínima importancia quién sea este tipo. Ya lo dije. Me doy la libertad de burlarme una vez más de este sujeto porque dudo muchísimo que llegue a leer lo que aquí se está tejiendo. Y si lo hace así, ya está…estaré en un problema (eso si logra entender la burla, que es pequeñísima, lo prometo), pero a usted ¿Qué le importa? Poco o nada, y a mí me da igual, pues en lo que a mí respecta esto pudiera ser irreal, y usted también. Sólo tenga en mente que él es la mismísima antesala del Infierno.