martes, 11 de agosto de 2015

Sonorous Universe


o   Have you ever thought, just before getting asleep, that you are soon to hush the whole Universe?
  •     What do you mean?
o   Every night, when I close my eyes a powerful thought runs in my mind before losing myself in dreams. I see myself silencing the entire Cosmos. Can you imagine that?
  •    That's artful thinking and it can be deceitful. But I understand what you are saying and feeling.
o   Do you? Did you know that the silence, or the lack of sound in space resides inside the ear of the beholder? Sound can and does travel through space - it is not the total vacuum we are usually given to believe.
  •    Is that right? Death must be fairly quiet. Are you saying hearing a sound depends on our perception?
o   I'm not sure of that; I would just say that we might not hear the same. Like old people, they often miss high-pitched sounds. Maybe someday you'll find what truly happens, and teach it to the rest of us.
  •   I'll play with you just for good's sake. Suppose you do silence the Universe when sleeping. Yet internal stimuli in your body can arouse a memory, which makes me wonder if the brain is capable of incorporating sounds from memories to dreams. If this is true, then you can't get the Cosmos to be entirely quiet. Inside you somehow there is sound or just a simulation of it, but still, you are hearing.
o   It makes sense. I think so. I thought we would spend hours pondering on this.
  •  We can. Go for the next thing that intrigues your mind.
o   What I was trying to say in the beginning is that the thought rushing through my mind scares me. I wonder what will happen while I'm not awake. What crazy things must occur in the vast Universe? I think I am more conscious of our fragility when I wonder if I'll ever experience life again. I can die, and my life can end, just snap. Unlike the universe, I have a mind to lose, as far as I know that is something we do not share with it. I think of it as a contradiction because it feels marvelous when you get to clear your mind and say: tonight I don't care anymore.
  •     You know I think is a good thing when we encounter a deep contradiction within our thoughts. It shows we are not letting things get past us. We are not to be afraid. If it goes in and we let it take control, everything becomes unexciting.
o   Sometimes is too overwhelming. Haven't you ever feel frighten by looking at a beautiful sunset? It's not unhelpfulness or sadness lurking around what triggers that fear. In me, there is an active awareness and commotion that says: this should never be observed as ordinary or mundane phenomena. A daily event, so powerful sometimes I think that's why our people vastly ignore it. Why do people fancy imagination so much? I wonder, compared to this. But being so awake during those brief minutes of daylight can overpower any mind.   
  •    Is that dangerous? Or is it one of the many reasons we are here now? People admiring the complexity of nature even when they feel terrify of it. And people favouring imagination have discovered and described the explanations of many complex marvels.
The youths heard steps coming from the hall. Someone must have heard them talking. But no one else inside the room seemed to be awake. But they wouldn't risk their weekend passes. They went to sleep right away.
They spent two days with their families. The younger one had a deaf cousin, since birth. The day was wearing out; with signs the child asked his father if the sunset had sound. The father replied: no.
The young one directed his eyes straight to the floor and listened as he meditated on the question. At first he thought: “living is too intense”. A couple of minutes later he couldn't stop smiling; he remembered the chat he had with his friend at the station. "The Universe is never quiet," he said to his uncle. "Listen to the birds, the insects and frogs, the sound of the wind flowing through the grass and flowers". 
- Written by J.F.G.M.

lunes, 3 de agosto de 2015

The rest of the best: Life

An old man is standing in front of a house. He is not moving; he's yet to make an important decision. He knows well he's wasting valuable time by just staring at the ground; not saying or making what he wants. A young person is sitting next to him, looking up with no idea and no intention to know if there's something to waste. The old man is breathing strong and fast.  "Are you feeling sick?" asked the youngster - the girl named Marion. "No, just forgetting something important, I'm sure" said the senior man - her father named William.  
Marion grabbed her dad by the forearm and said to him not to be worried. William smiled to her, and sat down next to the woman he always considered being younger than she was. 
He read to her his final words:
My dear girl, I hope you know how sweet you are. I hope you remember who you are right now for the rest of your life. Now that mine is getting closer to the end I think quite often that I forgot whom I was. I got lonely, except of course because of you. But I did chased off lovely people and for that I'm sorry. I feel sorrow because my memory is so bad I can't even tell you stories about my youth. That makes me wonder if you will ever understand whom I am, and why. There’s no one in or out here. No one can assure you there was a mischievous young William.
That is my big regret: leaving you here without a mother, without a father, nor family and no one that can talk to you about us, long after we are gone. I fear the day you miss the two of us and you have no one. No one near you that can ease your pain by telling you a funny story about Marie and William. It alarms me that somehow life will twist your memories, as it did with me, because that is what it does to us. Even if we think we are not letting it happen, we end up being a stranger to our childhood self. 
She tried to interrupt her father. William said "Sweet Marion must let the dying man finish before it's too late". He read the next paragraph:
This letter was written before I went completely blank, and if I’m not the person reading this to you, I'm sorry. Maybe I went for a walk to the lake and I drowned. And Marion you must know that the handwriting in this letter is not mine. By this moment it is almost impossible for me to remember how to do my own. 
"Whose handwriting is that?" asked Marion. "A friend wrote it for me" William said - "long white hair he had and a garibaldi beard style". "Why is that description so familiar to me? " asked Marion, being tenderly sarcastic. "Well, I don't know, you've never seen the ocean. So it is impossible for you to know who this long lost person is" said the disorientated old man wearing an old jacket with a captain's insignia. 
"Please darling, let me get to the end". 
Before you lost your mother, the great love of us both, I didn't even know about your existence. My girl, life and wars in the past tended to pull apart the people involved in a marriage. Was it a Tuesday when I received a letter much like this one? It came to me five years before I started to prepare myself to write this... 
...And yet, being prepared, now I've forgotten what I wanted you to know. I can't get through my mind.  I'm trying to get a hold of my good helping friend, but he insists that I never told him what was all this about...
...Marion I came back to finish the letter, I still don't know what I wanted to tell you in the beginning. I've read it so many times I'm not counting anymore. I'm afraid I won't ever be able to recall what it was. But my helping friend asked me something I think you should answer on your own. Before finding yourself with the rest of us. I will guide you to the question. From now on, that's what this letter is all about.
 I know that by now, when someone is reading this to you, I will be somewhat lost: without keeping track of things and days. Possibly not even knowing when your birthday is. Maybe by now you have your own family and I can't even recognise my grandchildren. But maybe I'm dying sooner than I thought and you are just a young woman - I hope this to be true. In any scenario you must get the question right. You have to know what it is really asking from you - not to you. 
My beautiful girl, will you still visit the forest after I'm gone? Will you continue to dream during the light of the day? Can you promise me, in front of my gravestone, that you will always seek adventures? And you will never come back to visit me, but instead go on and live the only life you will ever have? If there's another one, I'll be waiting for you. Just so you won't miss me for too long and get distracted by that feeling in this life. Get in love, madly, make the rest of women and men fear you when you are protecting your beloved one(s). If you don't find motherhood in this life, would you still care for the children? Is laughter going to be the reason you cry the most? Promise me you'll always fight sadness away - the one inside you and the one that invades other's minds. Remember darling to always take a deep breath before getting out of bed. Don't be afraid of being hurt, that raging feeling means that they haven't defeated you. Will you look at the stars and remember how I used to hold you in my arms? And would you do the same with someone with a truthful beating heart?  Before saying no to someone will you listen? And before saying no to something will you learn or savour it first? When you leave a beautiful place, think of it as a good-bye-for-now. What will stop you from gracefully dancing will only be death. Will your thoughts and actions be directed at truth, always? 
My Marion, I'm sure you know by now what the real question is. I'm sure you'll find out the answer, unlike your old man. 


ººº


After Marion visited her father’s gravestone for the last time, she wrote a little note at the end with a red marker. 
Forty-two years later, Mathieu found a letter inside his wife's silver box. 
The bottom part got his attention. 
In a worn-out red he could read: Dad, what did you try to tell me?
In a crisp red he read: Enjoy life
That day curiosity got the best of him, after all, she was not around anymore…
…Not until nightfall.




 Written by J.F.G.M. 

martes, 2 de junio de 2015

Cuando vimos las estrellas

Tardé tiempo en decidirme a publicar este escrito, lo que me convenció fue el efecto que tuvo en la persona para quien lo escribí. Después de sentirme perdido por tanto tiempo, y evitar a toda costa la posibilidad de que alguien me pidiera un consejo, porque las irrealidades y la gran depresión por la que me arrastré muchos años me aseguraban que me encontraba lejos de estar en el estado mental “correcto” y apacible para poder ayudar a alguien. Y aunque tiene poco más de un año desde que comencé a recuperar la sanidad mental, o como le quiera usted decir, y recuperar el equilibrio emocional, nadie me había pedido un consejo sobre un tema que hasta ese día, semanas atrás; había abandonado, o quizás sólo disimulaba haber olvidado todo lo que aprendí…cuando me enamoré.  

No mencionaré el nombre de aquella mujer a quien logré aconsejar “asertivamente”, pero quizás deba explicar un poco de su situación, y prometo que nadie sabrá con esta descripción, quién es ella, y tampoco quién es su compañera. Sí, son lesbianas y han sido pareja por casi seis años, todos ellos en secreto, en un país diferente al suyo…y todas aquellas razones que tuvieron en un principio para mantenerse juntas aunque tuvieran que mantener tan enorme secreto…ahora parecían haberse olvidado, se venían desmoronando, habían perdido sentido y fuerza, vitalidad…y parecían enfrentarse al inminente desastre doloroso que se siente cuando el corazón se rompe. 

Sus razones para mantener dicho secreto, tienen que ver con sus familias y otros motivos que a nadie más competen. Esa es su decisión y debe ser fuertemente respetada. De lo que escribí para ellas, extraje sus referencias y alusiones personales, y quedé con un escrito sobre mi propia experiencia y nunca pensé publicarlo, no tenía sentido, pensaba y me preguntaba ¿para qué? Si yo no quiero escribir nunca algo que pueda parecerse a una estupidez como los escritos de “autoayuda”, me parece lo peor que uno puede hacer por otro, aunque sea por un total desconocido, algo tan vago, una receta que a nadie le sirve, tratar de equiparar o siquiera, de forma muy torpe creernos la idea de que existen reglas mágicas para entendernos, a nosotros o entre nosotros, vaya tontería, de las grandes, en serio. Pero aún, después de justificarme, a ellas les parece que lo usted va a leer a continuación no se parece en nada a lo que tanto detesto, y terminaron por convencerme, quizás quieran celebrar su victoria haciéndose las graciosas, o jugándome una broma. Si a usted no le gusta, váyase al diablo, usted ya sabe que yo no escribo para satisfacer a nadie, y tampoco bajo el permiso de alguien…y que a veces me gusta el sarcasmo y el humor ácido…no se vaya a ningún lado, aquí puede quedarse, aunque sea para leer algo diferente, por favor.

Escribí esto, porque la realidad del amor es asombrosa, me mantiene curioso e intrigado que podamos perdernos con tanta fuerza delirante en los brazos, en los ojos y en la mente de otra persona, hay quienes ven fortuna en ello, y otros que más bien lo perciben como una maldita locura angustiante. Pero a veces pienso que aquel que después de haberse perdido y regresado de ambas locuras, quizás tenga cosas interesantes que decir.



Tú no la conociste, ella tampoco, me parece que lo único que ustedes dos saben es que fue el amor de mi vida, y lo digo así, aún después de haberme separado de ella, años atrás, en verdad no sé si la expresión sea correcta, quiero decir, que quizás, no exista tal cosa, o solamente para ser honestos, creo que son tan pocos los que se llevan ese amor tan profundo hasta la tumba, que decir que alguien es el amor de nuestras vidas, cuando somos tan jóvenes, es casi una mentira, o quizás sí exista, pero eso no significa que debemos vivir toda la vida junto a ese amor, o que estamos destinados a amarlos por toda nuestra existencia. O posiblemente podríamos tener varios antes de cerrar los ojos para siempre. Y si es así, no estoy cerrado a la posibilidad de tener un “nuevo” amor de mi vida. En realidad para mí, solamente es un concepto o una idea útil para describir un amor así, siendo el único que he tenido y tendré toda la vida de esa forma, porque no tengo una mejor manera de hacértelo saber a ti, y tampoco a mí. 

Es difícil dar un consejo, a veces ni yo fío de mis propias deliberaciones, a veces pienso demasiado, y cuando mi mente se cansa y busco alguna voz externa, muchas veces todo termina peor, no nos hagamos los ingenuos y pensemos que todos los amigos saben dar un aviso atinado, y no quiero decir que sea su culpa, sino que quizás no conozcan la versión completa de las cosas, por seguro, porque ¿sabes qué? Todos mantenemos secretos, y aunque sean inofensivos, distorsionan la visión de los demás sobre nosotros, y nosotros a veces nos comportamos como locos, y les hacemos tanto caso como si nosotros supiéramos sus secretos, y por más extraño que parezca, nos dejamos manipular como si ellos también supieran los nuestros, y puede resultar, en mi vida, mis amigos me han salvado tantas veces que pocas veces sé qué hacer para agradecerles. Pero a veces no funciona, a veces ni siquiera los mejores camaradas compaginan, y que me pidas un consejo sobre algo tan difícil, y que conozco poco, me parece arriesgado, quizás sea mejor hablarte de lo que mi mente recuerda de aquella relación que ahora se ha perdido entre las arenas del tiempo. 

¢

Cuando tenía dieciséis años me enamoré de mi mejor amiga, y para mi insospechada vida fue una alegría gigantesca enterarme de que era correspondido por ella. Aunque el principio fue difícil, en pocos meses habíamos construido, o como se le diga, una relación fuerte. Nos decíamos todos los días que en nada nos parecíamos a los demás, aunque no fuera cierto lo creíamos, aunque sólo fuera por ignorar todo el ruido que nos rodeaba, esa idea nos planteaba un camino seguro, calma, no dejaríamos que situaciones banales y pueriles destruyeran aquel paraíso que manteníamos entre nosotros cuando nos sujetábamos de la mano, nos dábamos un abrazo, o cuando nos besábamos, o ya simplemente cuando teníamos que imaginarnos en las noches que dormíamos separados. Y cada día, nos recordábamos por qué estábamos juntos. Decir que la amaba nunca fue por costumbre o por mentir, ni siquiera al final la había dejado de amar, era un elogio a su belleza y a la felicidad que me brindaba su compañía. Y eso debe mantenerse siempre, esa expresión debe de ser un recordatorio de la virtud que las unió en un principio. No soy ingenuo, o al menos no tan idiota como para asegurar que las cosas no cambian, y sé que con ellas, las palabras también pueden perder significado y distinción, pueden dejar de ser atractivas, el amor puede morir aún cuando uno no quiera, es naturaleza humana, los años pueden ganarle a cualquiera, la muerte siempre nos lo demuestra. Pero creo que mis padres tenían razón cuando me dijeron que lo único que puede llevarte tan lejos junto a alguien, es la amistad, de la verdadera. Aunque yo no lo logré, creo que tenían al menos una pizca de razón.

Era un amor joven, sin embargo, serio y comprometido a permanecer así: tierno. Como el de ustedes. Y  recuerdo que la gente siempre hablaba sobre la importancia de la comunicación en una pareja, y aún me desespera que piensen que los demás no lo saben, me parece bastante obvio, lo difícil proviene de otras situaciones, y pienso que a veces más bien olvidamos tomar eso en cuenta, a menos por supuesto, que uno de los que forman la pareja haya decidido callar de un momento a otro y quiera ocultarse dentro del silencio. 

Así como lo es en tu vida, sentir que tu pareja es lo mejor en lo que hace, a todos nos chifla la cabeza, y los días malos llegan cuando esa percepción se desgana. Y hay que tener mucho cuidado en no enajenarse uno mismo, a pesar de los problemas personales, hay que recordar que no se está solo y que tampoco uno está bajo el estricto cuidado del otro, eso únicamente trae destrucción. Sabrás que me estoy adelantando, conoces un poco de la historia, pero es porque mencionas cosas del pasado, y de hoy, el presente, así que trato de moverme en el tiempo tanto como puedo. Y eso me recuerda algo importante. 

Siempre he pensado, o más bien he generado esta percepción a partir de múltiples observaciones: siempre nos convertimos en lo que criticamos. Quizás no le suceda a todos, pero solía ser un pensamiento para justificar (no excusar) ciertos comportamientos que veía en las personas a través del tiempo, y por supuesto míos también. Y conforme crecí, me di cuenta de que eso no es absoluto, quiero decir que aún cuando una persona se haya convertido en esa extrañeza irreconocible, y tantas veces criticada por ella misma en el pasado, no significa que no pueda reflexionar y retomar la avenida colorida, y para cuando esa persona haya regresado, será distinta, habrá observado y habrá analizado diferencias de la vida, y en eso hay que encontrar admiración, porque una persona que acepta su error, o su descuido, recordará por siempre la razón por la que se perdió en primer lugar, y eso le hará fuerte y creo que mentiríamos si dijéramos que no quisiéramos estar junto a una persona con esta característica. Y podrías decir: vaya tarado no me estás entendiendo y estás haciéndola de romántico. No. Lo que estoy tratando de decir es que, por cosas que seguramente ni ella ni yo recordamos, no le dimos la importancia debida a estos cambios. No puedo, ni quiero hablar por ella, pero en cuanto a mi, dejé a un lado sus nuevos conocimientos y me concentré en lo diferente que era para mis ojos, cuánto había cambiado, y por decir lo menos, había días enteros en los que sólo me ponía a pensar lo mucho que me afligía eso. La gente muchas veces quiere con este tipo de historias, prevenir u orientar a otras parejas, a mi no me gusta eso, lo que estoy diciendo es únicamente para recodarte que todos somos muy difíciles, y que aunque te parezca triste, la realidad es que dejarás pasar por alto excelencias y cualidades de tu pareja, por otros asuntos que atormentan tu mente, y cómo impedirlo, no conozco a nadie que me lo haya explicado, o que lo haya logrado, ni siquiera las personas que se mantienen juntas en mente, porque uno de ellos ya ha muerto. Yo no creo que sea posible.

Quizás estás pensando que me refiero a los primeros tiempos del amor, los buenos días del comienzo, donde todo parece perfecto. Tampoco. Durante seis años de mi noviazgo, todo marchó muy bien, después comenzaron los problemas y sucedieron los eventos que nos llevarían a una situación mucho peor que en la que tu te encuentras. Y me ha quedado claro que no quieres que eso suceda, por eso estamos hablando. Pero tengo miedo a seguir “aconsejándote”, como tu le llamaste, porque yo no tengo ni idea de lo que es el amor. Me refiero a que yo tan sólo lo viví, no entiendo en realidad cómo se transforma, cómo se distorsiona, y tampoco entiendo por qué uno termina haciendo tantas tonterías, buenas y malas. 

Yo ahora tan sólo tengo recuerdos, y con eso me basta para recordar que fui feliz, y que puedo volver a serlo con alguien más, y estando solo también. Quizás eso es lo único que pueda ayudarte, mis recuerdos, pero eso me parece una locura, no sé que decir, porque en mi historia también existen esos secretos que lo cambian todo, pero insistes en que cualquier cosa en este momento puede ayudarte. Debes recordar que en un principio dije que no siempre los amigos son acertados en su “deber” para develar la mejor situación para ti ¿Por qué recurro a mis recuerdos para intentar ayudarte? Porque ahora recuerdo muy bien que los tenía en el olvido en los peores momentos, y eso no es nada bueno, normal, sí, sucede, pero durante tanto tiempo fui capaz de aminorar conflictos gracias a los recuerdos verdaderos, no a las ilusiones y a las calamidades mentales, y cuando más los necesité, los tiré por la borda, sin más. Pon atención, y no creas que estoy asegurando que simples o fuertes recuerdos puedan salvarlas, no, es una compleja combinación, de la que no puedo ni quiero empezar a hablar porque nunca terminaría, el resto les queda a ustedes. 

¿Conoces la frase, desconozco de quien sea, que dice que “cuando el pasado te hable, no le hagas caso, porque no tendrá nada nuevo que decirte”? Bueno, yo no estoy muy de acuerdo, creo que es una jugarreta mental que las personas usan a su conveniencia: si es algo malo, mejor no lo recuerdo, y si es algo bueno, me apego con todo lo que tengo a ello. Es conveniencia, pero así funciona nuestra mente, entonces puede ayudar, pero siempre llevándolo a la profundidad del pensamiento, aunque sin perderse en el laberinto, y bloquear la claridad. En la vida olvidamos muchas memorias, y otras se las inventa nuestro cerebro, entonces creo que hay que atesorar momentos. Los que nos traigan calma y alegría, gozo y viveza. Suena algo estúpido y poco elocuente, falso. La vida no es nada simple, como para olvidar las cosas malas, pero no estoy diciendo eso. Es tan complejo que no sé ni por dónde empezar, pero hagamos esto por un momento: intenta pensar en este momento, exclusivamente en algo bello sobre tu pareja, algo que sabes que no está perdido, que puedes encontrarlo en ella, a pesar de encontrarse en el infierno y olvida todo lo demás, por un tiempo. Creo que lo que intento decir, es que aunque nos pese el corazón, debemos aplacar la mente y no perder el control ¿Fácil? Qué cosa, para nada, me conoces, yo hasta loco me he vuelto. Pero es posible, quizás sea una de las cosas más confiables para uno mismo: controlarse. E innegablemente ella te ha ayudado en eso, a mantener el control y darte la fuerza para surgir libre de un daño emocional o un percance doloroso con la vida. Quizás no lo esté haciendo en este momento, pero sí en el pasado, y con eso yo vengo a decirte algo nuevo: tu vida se te puede ir recordando. No es lo que esperabas, supongo. Son puras contradicciones las que estoy diciendo, parece que no hago sentido en nada o no llego a nada, bueno, así te encuentras ahora. Prácticamente balbuceando ideas inconclusas y confundidas. Comienza a vivir en este instante, porque sabes que la vida se nos va, el pasado siempre estará ahí y visitando el ilusorio nunca te salvará de nada, es únicamente en el presente donde el pasado tiene valía. Estas son puras baratijas mentales con poca profundidad, pero si me entiendes, pretendo decir que si vas a visitar hoy tu pasado es para dejarlo intacto, y no hacerlo colisionar con nuevas ideas y vivencias y concretar contradicciones maliciosas en tu cabeza, que te derriben.   

Lo que mantengo en mi mente y que quizás te gustaría saber es sobre aquella noche en la que le perdí el miedo a las estrellas. Sabes que por muchos años padecí de algunos “delirios” y brutales asedios de pánico mental, que comenzaron prácticamente de la nada para mí. Mi padre siempre me habló del espacio y todas las maravillas que podíamos observar sobre el universo, crecí escuchando historias sobre Marte, los telescopios, y la inmensidad de nuestra galaxia, y todas las noches buscaba el cielo para recordar esas historias cuando me sentía lejos de mi familia, hasta que el tormento comenzó, y tan sólo pensar que nos encontramos perdidos en el universo, y que somos tan pequeños me hacía sentir desesperado y desesperanzado, sentía un miedo incontrolable, que me hacía temblar, y también comencé a tener miedo a volar, algo que solía encantarme. En alguna ocasión, cuando debíamos regresar con nuestras familias y dejar por algunos meses nuestra vida de ensueño en pareja, tomamos un vuelo de madrugada y ella me alentó a tomar el asiento junto a la ventanilla del avión. En medio del vuelo, me dijo: ¡mira por la ventanilla! Se recargó sobre mi pecho, y sonriendo señaló directamente hacia el cielo, y todo se iluminó de una forma asombrosa, miles y miles de estrellas, como nunca había visto, jamás en mi vida había sentido tanta felicidad, nos sujetamos con tanta fuerza y fascinación, yo tan sólo pensaba en lo extraordinario que era tener la fortuna de encontrarme perdido en un lugar tan extraño y fabuloso que parece sublimemente ficticio y haber coincidido con ella en ese momento del tiempo, dentro de los miles de años en los que pudimos haber existido por separado ¿Qué crees que ocurre en mi mente con ese recuerdo? Aquella mujer joven me ayudó a perderle miedo a una de mis mayores pasiones, me ayudó a destruir miedos irracionales que me mortificaban por dentro, simplemente confiando en que juntos podríamos lograrlo, por siempre.  

Y aún así, ni siquiera esa maravilla nos pudo mantener juntos. Por lo que solamente puedo decirte que dejes de pedir consejos a quienes no conocen tu relación y tu realidad, las mejores parejas pueden separarse, los mejores amigos pueden mandarse al olvido. El peor peligro que corren es que otras personas inmiscuyan sus resoluciones en ustedes, y eso nos incluye a todos, porque sólo tu y ella conocen lo que viven, y pueden aconsejarse realmente. Sálvense ustedes mismas, sea manteniéndose unidas, o separadas, y el resto, nosotros, estaremos en donde nos corresponde, a su lado, nunca en medio, festejando su victoria, no en otro lugar. 

Escrito por J.F.G.M